Para entrega de comuniones

Una ocasión tan simbólica bien merece la pena conservarla de un modo especial.

No sólo es un día que recordar; es una etapa, un cambio.

Nuestros niños dejan de ser tan niños para continuar con su vida.

Cada vez más independientes junto con unos grandes cambios tanto fisiológicos como emocionales.

Guarda un precioso recuerdo de tus hijos mientras aún son niños.